estrés grupo de whatsapp
Actualidad,  Aplicaciones,  Breves de WhatsApp

¿Por qué generan estrés los grupos de WhatsApp?

En estos tiempos se ha popularizado muchísimo más que antes el uso de los grupos de WhatsApp. Seguro has notado que tu WhatsApp está plagado de grupos. Unos con muchísima actividad y otros que duermen en un largo letargo y se debaten entre el olvido eterno y el retorno a la actividad. Pero ¡oh sorpresa! No te quieres salir del grupo. No quieres ser el que rompa la quietud, la pasividad, la parsimonia del grupo siendo tú el origen de la popular frase “Fulano salió del grupo”. Pero ¿por qué los grupos de WhatsApp generan tantos sabores y sinsabores, tantos encuentros y desencuentros?

No es el primer artículo que aborda el tema y seguro no será el último, pero aquí queremos aportar para tu consideración cinco razones por las que cada grupo de Whatsapp tiene su propia sub-cultura (y a veces no en un sentido positivo).

1- “Hagamos un grupo”, crear un grupo para todo

Sí, los grupos de WhatsApp son una valiosísima herramienta para una comunicación ágil e intercambio de ideas, opiniones e inclusive como herramienta complementaria de planificación de algunos proyectos. Pero antes de crear un grupo pregúntate: ¿Es realmente necesario que lo cree? ¿No bastaría con una llamada grupal para ponernos de acuerdo? ¿Realmente deben quedar las conversaciones guardadas hasta el final de los tiempos? ¿No sería mejor enviar un correo a varios destinatarios si es una comunicación para un solo evento? ¿O hacemos una videollamada de grupo e invertimos mejor el tiempo?

Cada quien sabrá sus circunstancias, pero estas preguntas son una orientación para decidir si hacer o no un grupo.

2- Demasiados integrantes

En ocasiones los grupos de WhatsApp ya no son grupos sino Super-grupos o Mega-grupos de Whatsapp. Y es que el creador a veces se dirige por la idea “más es mejor” o “incluyamos a todos para que todos tengan voz”. Pero no siempre es eso lo más acertado, más cuando los integrantes se pueden contar por decenas. Lo seguro es que tendrás un molesto concierto de notificaciones, aunque lo silencies, el aluvión de mensajes estará presente esperando caer sobre ti en algún momento. Por ello, si vas a hacer un grupo de Whatsapp define el número máximo de integrantes.Y si realmente necesitas enviarles mensajes periódicos a todos ¿No te saldria mejor una difusión de WhatsApp?

3- Los integrantes no se conocen entre sí

Algo que no contribuye a la buena dinámica comunicacional en los grupos es cuando se incluyen a muchos integrantes que no se conocen entre sí. En el mundo real antes de integrar a alguien a un círculo social hay un protocolo mínimo de presentación como por ejemplo: nombre, ocupación, lugar de origen, aficiones etc.. Pero en un grupo de Whatsapp no hay espacio ni costumbre de cumplir con este mínimo de presentación por lo cual no es extraño terminar en un grupo donde tú eres uno más de los desconocidos. Idea: pudieras hacer el grupo de Whatsapp después de una reunión por videoconferencia donde se presentan los integrantes. Esto podría ser muy útil incluso para darle la fluidez a la comunicación ya con los grupos de Whatsapp instalados.

4- No hay reglas claras del propósito del grupo

El administrador, para efectos prácticos creador del grupo, no definió las reglas del grupo y ahí se dice, se envía, se platica de lo que le venga en gana a cada quien. El detalle es que esto genera interacciones innecesarias que al final terminan robando el tiempo de todos los integrantes y a la larga generando estrés por la sobreexposición al mundo virtual.

Sugerencia: Usa la función de descripción del grupo y define el uso y propósito del grupo de WhatsApp y por lo menos tres reglas claras de lo que se puede y no se puede hacer. 

5- Descortesía en el mundo real, descortesía en el mundo virtual

Aunque los buenos modales y la urbanidad suenen a novela de ficción en los tiempos actuales, siguen siendo tan necesarios tanto en el mundo real como en el mundo virtual. Por ello fomenta la cortesía y las buenas costumbres sociales en tus grupos de WhatsApp ya sea como creador o como integrante. No hay nada como el buen modo. Enciende el “Modo buenos modales”  tanto más en los grupos de Whatsapp de colegas profesionales, padres de familia del kinder, vecinos del pasaje de la colonia, compañeros de trabajo, etc. Fomenta la sana convivencia en el mundo virtual. Aunque conscientemente quizás los miembros del grupo no se den cuenta, esto ejercerá sobre los  grupos de Whatsapp que tú crees o partícipes, una poderosa influencia de sosiego y tranquilidad, un aire refrescante en medio de la agitada aldea virtual.

¿Y tú ya te diste cuenta que puedes tomar el control de tu participación en un grupo de WhatsApp?

Comparte este artículo


TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Comparte este artículo

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *